MACIEL, EL OTRO ARTÍFICE DEL TÍTULO

MACIEL, EL OTRO ARTÍFICE DEL TÍTULO

Ha sido el primero en reconocerlo: «Maxi» Gerardo ha dicho una y mil veces que el decidido apoyo del piloto compatriota Adolfo Maciel fue clave, determinante, decisivo, para poder alcanzar el mayor título disponible en el motociclismo de nuestro continente: el Superbike 1000 Pro del certamen brasileño.

Gerardo y Maciel se encontraron este año en el BMW Motorrad SBK Brasil. Sin saberlo, luego Maciel jugaría un rol fundamental en los éxitos de «Maxi» al pasar a encargarse de la dirección del equipo sin dejar de competir dentro de su división y también con éxito.

Aun con una moto del año 2017, Maciel no solo ordenó el equipo sino que se rodeó de personas idóneas para sacarle a la BMW 1000 el mayor rendimiento posible. Terminado el año y con el brillante suceso alcanzado por Gerardo, Maciel exhibió otra gran condición a la ya muy buena que tiene como piloto de SBK: demostró estar capacitado para ser el responsable de un equipo listo para competir frente a frente con los mejores; con los más profesionales del motociclismo de la región como lo son los brasileños.

A esa capacidad de Maciel se le añadió la frutilla de la torta: el talento incuestionable de «Maxi» sumado a su gran experiencia. Un combo tan perfecto como efectivo, capaz de borrar de un plumazo las estadísticas del motociclismo brasileño.

Un uruguayo atrás de un uruguayo campeón.

Adolfo Maciel nos cuenta una parte de ésta gloriosa historia 2023; su vínculo con el equipo y su trabajo junto a «Maxi» Gerardo para alcanzar una cima a la que nunca antes un extranjero se atrevió en el motociclismo brasileño:

«La historia comenzó en abril de este año cuando desembarcamos en el BMW MOTORRAD SBK BRASIL luego que nos encontramos de compañero de equipo a Maxi. Desde ahí empezó este gran año. En ese momento fue que tomé la dirección del equipo y empezó a plasmarse y hacerse realidad este sueño que era el de tener al mejor técnico y preparador de Sudamérica y al mejor piloto uruguayo», comenzó explicando.

«Desde aquella primera carrera juntos con una moto en 3 cilindros, al día de hoy pasaron un montón de cosas que solo nosotros los de adentro las sabemos. La verdad que ver trabajar a Maxi junto a Mauro de Power Inyección Argentina me llenaba de orgullo fecha a fecha», añadió.
«No fue fácil….. y como yo digo, estos logros son hermosos, pero se llevan vida.. Llantos, risas, noches sin dormir, horas de trabajo incansable postergando familia amigos y eventos, porque así vivo el motociclismo: a tope», destacó

«Estar frente a este inmenso proyecto no es fácil y menos batallar en un campeonato como Superbike Brasil, el mayor de América con equipos de poder ilimitado que te exigen al extremo y más allá», aseguró.

«Costó pero ahí están los resultados, en lo personal me voy vice campeón de la SBK LIGHT con una gran victoria en la final, y campeón con mi piloto Maxi Gerardo en la categoría reina atendido por Mauro Rodriguez», remarcó con orgullo.

«Fueron 10 años de reinado de una marca oficial en el SBK BRASIL y los destronamos. También hicimos historia ya que fuimos el primer equipo gerenciado y dirigido por un uruguayo en ser campeón, el primer piloto extranjero en lograr el título en la categoría reina y el primer preparador extranjero también en ser campeón cuando muchos lo intentaron y no lo lograron», enfatizó Adolfo Maciel, entrando el equipo que dirigió en la rica historia del motociclismo sudamericano.

Respecto al futuro inmediato, dijo lo siguiente: «Ya estamos trabajando de cara a la temporada 2024 la cual traerá grandes novedades que en breve se las estaremos contando. Solo me resta agradecer a mi esposa a mi familia que sufren tanto o más que yo esto que hacemos. A la gente de Power Inyección de
Argentina gracias por confiar en mi proyecto y creer en que si se puede.
A Maxi, a su Padre Ricardo a Washington de Motul y todos sus sponsors por permitirme direccionar y aportar mi granito de arena para este logro histórico que obtuvo Maxi. Agradecer muy especialmente a Bruno Corano el propietario de la estructura que escuchó y creyó en mi, y me permitió asociarme en su equipo.

M.ROSA